KINDBERG es una editorial de narrativa en castellano fundada en Valparaíso, ciudad con mito. Tomaron el nombre del cuento Lugar llamado Kindberg, de Julio Cortázar, y se inspiramos en él para crear un refugio de lectores en tiempos de tormenta.
La editorial nace del deseo de leer libros que no se encuentran en Chile y de transmitir la admiración por esos autores, como quien graba un playlist con sus temas favoritos para pasárselo a los amigos. Kindberg quiere que su catálogo se caracterice por su calidad literaria, el cuidado de la edición y los precios asequibles, así como por su entusiasmo por estos títulos.

Mostrando el único resultado

LA EXPERIENCIA DRAMÁTICA – Sergio Chejfec

$7000

Título: La experiencia dramática
Autor: Sergio Chejfec
Páginas: 176 pp.
Encuadernación rústica con solapas
ISBN: 978-956-9707-04-9
Ilustración de Renato Órdenes San Martín
Editorial: Kindberg
PVP: $ 7.000

Todas las semanas, Rose y Félix se encuentran en algún café para conversar. Luego caminan sin rumbo. Hablan sobre cosas en general, al compás del paseo hilvanan un diálogo recíproco e interior. Al mismo tiempo son observadores y comentaristas de la presencia de los otros. A veces no llegan a ningún lado; otras veces, sí.
Un ejercicio teatral se convierte en continuo tema de conversación: Rose debe representar la experiencia más dramática de su vida. Aparecen las dudas y vacilaciones: ¿la experiencia tiene que haber sido dramática en el momento en que se produjo?, ¿es aceptable si reveló su profundo dramatismo después? La consigna teatral recorre, como un leit motiv, dos conciencias incapaces de asomarse a un verdadero drama.
Sergio Chejfec, maestro en la escenificación del pensamiento y uno de los autores más sólidos y personales del panorama narrativo del castellano actual, ofrece con La experiencia dramática una historia minimalista e hipnótica en la que reflexiona sobre la memoria y el presente actuales, hasta desdibujar los límites entre realidad e interpretación.

EL AUTOR
Sergio Chejfec (Buenos Aires, 1956) vivió en Caracas entre 1990 y 2005 y desde entonces reside en Nueva York, donde dicta clases de escritura creativa en la NYU. En Kindberg ha publicado Mis dos mundos (2015), pero además es autor de las novelas Lenta biografía (1990), Moral (1990), El aire (1992), Cinco (1996), El llamado de la especie (1997), Los planetas (1999), Boca de lobo (2000), Los incompletos (2004) y Baroni: un viaje (2007). Ha publicado también los poemarios Tres poemas y una merced (2002) y Gallos y huesos
(2003), así como los ensayos El punto vacilante (2005), Sobre Giannuzzi (2010), Últimas noticias de la escritura (2015), Teoría del ascensor (2016) y El visitante (2017) y el libro de relatos Modo linterna (2013). Entre otros reconocimientos, ha sido becario de la Fundación Guggenheim y escritor residente de la Fundación Civitella Ranieri. Sus obras se han traducido a varios idiomas.

ALGUNAS RESEÑAS

«Intensidad y belleza son todo lo que esta novela ofrece a sus lectores.»
Patricio Pron

«Adicto a Chejfec. […] En sus textos, poblados de fantasmas tenues y etéreos, acabo siempre de golpe comprendiendo que no pasa nada, pasa sólo que son excepcionales.»
Enrique Vila-Matas

«Sin duda su rasgo más asombroso es su capacidad para desarrollar un discurso completamente universal y contemporáneo a partir de un relato tan parco, apoyado en una carestía absoluta de referentes y anclajes. […] el suyo es obviamente uno de los proyectos literarios más seductores del panorama actual en español.»
Javier Calvo

«Chejfec se sitúa en la zona más tenue de la ficción. Trabaja con muy pocos elementos tradicionales que no utiliza de manera tradicional. […] Sergio Chejfec es un nuevo punto de partida.»
Beatriz Sarlo

«Una novela cautivadora, con una deslumbrante capacidad de desplegar innumerables
posibilidades y vericuetos narrativos.»
Ignacio Echevarría

«Chejfec se convirtió en una moneda rara, excéntrica, una de esas monedas que parecen existir para contradecir la “función monetaria”: para probar que hay cosas, al menos en la economía de la literatura, que no pueden intercambiarse con ninguna otra. Cosas –libros– únicos.»
Alan Pauls

«”Sólo palabras son las que yo pongo aquí, y únicamente eso”, dice el narrador de Chejfec, y el lector sabe que miente. Entre “sólo palabras” y “únicamente eso” está toda la literatura escrita y por escribir.»
Alberto Manguel

«A través de una caminata por un parque, Sergio Chejfec no sólo ha creado un nuevo modo de narrar, sino que ha escrito uno de los relatos más conmovedores que la literatura puede mostrarnos del pudor y de la supervivencia.»
Raúl Zurita

«La capacidad de Sergio Chejfec de dotar de materia y cuerpo a los pensamientos y elucubraciones de los personajes de sus novelas lo ha colocado en el selecto grupo de los escritores argentinos más respetados dentro y fuera de su país. […] Con La experiencia dramática, que puede ser considerada la más teatral de sus novelas y no sólo por lo explícito de su título, Sergio Chejfec rompe cuatro años de silencio.»
Antonio Jiménez Morató

«Sergio Chejfec no es anecdótico. Me atrevo a decir que es uno de los pocos novelistas filósofos. En todos sus libros se reconoce un humor muy plácido, que vibra en el borde mismo de la seriedad y que contiene una dosis adicional de su oralidad cálida, vacilante y, a la vez, perfecta. Chjefec ejecuta rituales incomparables, en los que el azar aporta su ufano grano de sal.»
Luis Chitarroni

«Los libros de Chejfec nos internan en un oscuro pantano de signos que signos que socavan todo tipo de certezas. El tiempo y el espacio son las coordenadas sobre las cuales se configura su particular forma de narrar. Sus personajes caminan y piensan, escuchan y asocian, avanzan y retroceden. La experiencia dramática, su décima novela, es como Glosa de Saer, una novela peripatética que transcurre como si se tratase de un larguísimo plano, en una secuencia de tiempo continuo.»
Virginia Cosin

«Hay en Chejfec una curiosidad no importada de niño prodigio, o de aprendiz de relojero, por saber cómo funcionan las cosas, los animales, las personas […] En su literatura hay una voluntad de depurar el lenguaje para dejar en evidencia la arquitectura de un pensamiento. Su estilo es ante todo un ejercicio de precisión. La literatura de Chejfec es una suerte de eslabón perdido entre la magdalena proustiana y la puntillosidad del
Nouveau roman. La desconfianza ante las certezas, las conclusiones rotundas, y las ideas clausuradas son una cualidad indiscutible del narrador de La experiencia dramática (…) es innegable que es un escritor con un proyecto y una poética singulares.»

Débora Vázquez